domingo, 17 de septiembre de 2017

LA LIBRETA



De esquinas desgastadas
y amarillentas hojas,
la libreta llama mi atención.

Mis manos la parten curiosas, temblando,
sabedoras de los peligros
que como hienas acechan en silencio.

Consigo abrirme camino
entre letras y garabatos
de todos los tamaños y formas.
Hay palabras tímidas que apenas hacen ruido,
cobijadas en  paréntesis.
Palabras indignadas que airean a los cuatro vientos
enfados,  rencores y culpa.
Palabras quejumbrosas que sangran tu pena.

También palabras apasionadas que reclaman al esposo.
Y sin saberlo, lo sé.
Estoy buscando el nombre de él,
De tu Amado, mi Amado.
Y lo hallo.
Enredado su nombre al tuyo,
a tu corazón y tu pecho.
Mis ojos con horror lo leen
en otras manos, otros labios, otros muslos.

Y siento vergüenza
y una puñalada de traición,
y un aullido de dolor
que regurgita en mi garganta,
en mí. 
La otra.


domingo, 10 de septiembre de 2017



NO

Aun hubiera sido posible...
regalarte las dos palabras mágicas en las que quise creer,
aquellas  que tanto necesitabas,
musitártelas con los ojos,
abiertas las puertas hasta el centro de mi alma,
invitarte a pasar, dejarte yacer ahí…

Pero sé que en vano esperaría  a que me amaras,
sé que no me nombrarías,
que cerrarías tus ventanas…

Y no quiero perderme de nuevo. 

martes, 22 de agosto de 2017

RUEGOS



No me gusta mendigar te quieros.
Ni  muestras de cariño sincero.
Rogar con un gesto la caricia de tus labios,
la cercanía de tu mano,
una mirada cómplice…

En la espera tambaleo,
ennegrezco y me distancio,
me acobardo, intento hablar pero callo.
Me contengo y entristezco.
Y, de repente, estallo, me sublevo.

Bésame Amor, bésame.
Dime sin que te pida
lo que a ojos reclama mi silencio.

                    (Formentera, 29/8/2016)

miércoles, 2 de agosto de 2017

DOLOR




Es hora de llamar a las cosas por su nombre.
Al árbol, árbol.
Al perro, perro.
A la mujer, mujer.
A la tristeza, tristeza.
Al odio, odio.

Es hora de poner nombre a este dolor
Que causa el vacío de tu boca
La brevedad de tus respuestas
El llanto de una niña
La mano indigente rogando
El pájaro muerto en mitad de la acera

Y sin embargo este dolor no habita en ningún diccionario
Se rebela ante cualquier letra
Va más allá
Más allá de mi cuerpo
Más allá de la ausencia de tu mano y tu sonrisa
Más allá de la lágrima del suicida

Más allá de la soledad de los desiertos
Más allá del odio de las trincheras
Más allá de un mar de cadáveres

No sé cómo nombrar a este dolor mío
Para acunarlo.
Viene llorando de toda una vida
De la vida de mis abuelas
De la vida de todas las mujeres de la tierra

Es un dolor infinito que cabalga galaxias
Inabarcable, innombrable, indomable
Como el amor
Que ya no me susurras.


martes, 18 de julio de 2017

ESTE JUEVES... MIEDO.



Una vez más paticipo en el encuentro literario de este jueves, gracias a la invitación de Pepe. En este poema de más abajo hablo sobre mí, no hay nada inventado. Me operan por tercera vez en dos años. La escritura de estas líneas en forma de poema, me sirvió para canalizar mis emociones. No quiero dar pena a nadie, que conste. Comparto simplemente una emoción que, muchas veces, no se comenta en voz alta. Un abrazo a todos mis amig@s juever@s


Será que soy humana.

Me gustaría deciros que estoy bien.
Decir que no temo el aguijón en la muñeca,
que no huelo ese frío metálico de quirófano,
que no los veo hundiendo de nuevo las manos
en mi vientre, ya descosido.

Que no anticipo el dolor, agravado en la noche.
Que no me cabrea el ayuno que se avecina.
Que no me lloro la lástima que me tengo.

¡Oh, sí!
Siento miedo y pena y rabia y lloro…
Y sé que como una niña llamaré a mi madre
aun sabiendo que su visita es imposible.
Y desearé irme con ella, envuelta en ella y en su voz…
Como una niña, pues así me siento,
frágil y vulnerable…

Me gustaría deciros que estoy bien
que admirarais mi valentía y fortaleza…
incluso haceros reír…
pero esta vez no me sale.

Será que soy humana.

Más miedos en casa de... Pepe