domingo, 18 de febrero de 2018

FELICIDAD



 Tal vez la felicidad no sea más que esto

La sorpresa ante una nueva luna llena

Volar con esa canción que te levanta del suelo

En el metro guiñar el ojo a un extraño

Decirle adiós a una niña con la mano

                                   -como una niña

Aliviar con mi abrazo a alguien

Contemplar un beso y sonreír


                                
¡Ah! ¡Y los pájaros! 

Sí. El canto de los pájaros 

al anochecer, al salir del trabajo.


miércoles, 29 de noviembre de 2017

LA MIRADA EN EL TECHO

me abriste de arriba abajo
para entrar
y olvidaste cerrarme
al salir

nunca te interesó saber
lo que yo quería
ni qué perdía 
con el sangrado
sé que creiste poseerme
pero no te engañes
nunca alcanzaste mi alma
mantuve la mirada
fija en el techo

de todas formas
yo salí perdiendo
un poco de orgullo
y otro tanto del sueño

tú ingenuo
sigues pavoneándote
luciendo tu cresta
sobre la oquedad de tu cerebro
donde no cabe la duda.

sábado, 25 de noviembre de 2017

QUE NADIE DUERMA

   Cuando Pau encontró el cadáver de su madre eran más o menos las seis de la tarde. Siempre se perdía un rato con sus amigos por el parque de L’Escorxador después del instituto. Él fue quien halló el cadáver, el primero que la vio muerta. Se la veía relajada, con uno de sus viejos chándales de estar por casa, estirada en el sofá de tres plazas que justo habían comprado para Navidad y que a ella le gustaba tanto pues cabía toda, sin tener que dejar colgando sus pies. Estaba allí, bella como siempre, con una tenue sonrisa en los labios, los párpados suavemente  cerrados, la mano derecha sobre el pecho y la izquierda encima. En el suelo estaba Perla, la perra fiel que nunca se separaba de ella, una labradora negra que su madre había adoptado. En la mesa de centro yacían una botella de ginebra medio llena y numerosos blísteres vacíos de tranquilizantes y antidepresivos, medicamentos que su madre tomaba a diario por prescripción médica desde hacía tiempo. Pau, un adolescente muy maduro para su edad, se hincó de rodillas frente a su madre; le tocó la frente, le tomó el pulso y se apartó de ella para luego abrazarla con todo su cuerpo y amor mientras entre sollozos susurraba una pregunta: “¿por qué, madre, por qué?” El joven estuvo llorando unos minutos, hasta que Perla empezó a aullar. Entonces se incorporó decidido para ir a buscar a un vecino. Llamaría a la puerta de su “amigo” del sexto, el señor Óscar, un anciano encantador, profesor de matemáticas jubilado, que siempre le preguntaba por sus estudios y planes y le hablaba de tú a tú, a pesar de que Pau solo tenía trece años. A los vecinos del rellano y a los de arriba y abajo, no quería ni verlos; no los tragaba desde hacía mucho. El señor Óscar seguro que sabría qué hacer, si llamar a una ambulancia, a la policía o a su padre. Mejor no, a su padre ni llamarlo, pensó Pau; ya se lo encontraría cuando regresara de su maldita ronda.
   Cuando el hijo volvió a bajar a su casa, acompañado de Óscar, comprobó que su madre no se había movido ni un ápice. Por unos momentos había caído en la tentadora ilusión de creer que no estaba muerta. Sin embargo, ahí seguía, muerta y sonriendo. Y la perra, llorando y aullando. Luego llegaron las ambulancias, la policía, algunos vecinos. Pau se preguntó enrabiado dónde se habían metido los vecinos cuando había broncas en casa, por qué nadie había llamado nunca a la puerta para ver qué pasaba. Porque estaba claro que aquellos gritos, aquellos golpes, aquellos llantos casi diarios tenían que oírse.  Por último llegó el padre, a quien alguien debió llamar, pensó Pau, él no.
Pau! Pau! Fill meu!! Pobre fill meu! Però com ha pogut fer-nos això? Estava boja, fill, no sabia el que es feia. Ai, Sara, Sara meva! Quin disgust ens has donat, Sara! Qui ho havia de dir! Quina desgràcia! Vine aquí, abraça’m! Ai, Deu meu, ai, quina desgràcia!– Y el padre lo abrazó unos instantes para luego apartarlo de él. –Passa, passa, ves a la teva habitació. I tu, fuig mala bèstia! Bèstia negra! Fora de la meva vista, fuig! Que ets la pesta! Fuig!– Esto se lo decía a la pobre perra, a la par que hacía aspavientos con los brazos y levantaba un pie como para arrearle una coz. Perla pasó literalmente reptando, con el rabo entre las piernas detrás de Pau, hacia el dormitorio de este.
   Habían pasado unos seis años desde que todo aquello había empezado. Todo el mundo intuía que aquel matrimonio no funcionaba y que Sara lo estaba pasando mal. Algunos sospechaban que hubiera algo peor aunque no quisieran creerlo, aunque evitaran verlo. Compadecían a Sara en los Jardines de Montserrat, el pequeño parque adonde llevaba a su perra a pasear y donde se distraía charlando con sus amigas perrunas, como ella las llamaba y a las que su marido tanto odiaba pues decía que le comían la cabeza. A veces ojerosa y llorosa no podía evitar hacer algún comentario sobre su marido y quejarse con aquellas mujeres. Temían por ella sus compañeras de trabajo en el Hospital Clínico, donde ella trabajaba como enfermera, y donde ella solicitó información sobre los programas de desintoxicación para alcohólicos. Se hablaba mucho de Sara y de su marido en el edificio de la calle París, donde ella vivía. Las peleas a la hora de la cena y después de cenar iban en aumento con los años. Pero ningún vecino dijo nunca nada.
   Y por supuesto, se preocupaba la familia de Sara. La sosegaban cuando esta decía que estaba hasta las narices y que un día acabaría por pedir el divorcio porque no aguantaba más. La familia intentaba hacerle entrar en razón. Que si es muy buen hombre, decía su madre, que no te falta de nada y encima te ayuda en casa. No te quejes, que todos tenemos nuestras cosas y, sí, él tiene ese pronto pero qué le vamos a hacer. Quiérelo más, decía su madre.  Que si estás hecha una feminista, le decía su padre. ¿Acaso no te deja hacer lo que te da la gana? Que si tener un perro, que si salir con tus amigas, que si seguir estudiando cuando ya tienes una carrera y un trabajo y tu casa.
   Pau creció en aquel ambiente enrarecido cargado de odio y miedo.  Al principio no entendía, luego ya sí. Temía la llegada de su padre a casa y llegó a aborrecer la hora de cenar tanto como su madre. Cenaba rápido y se iba corriendo a su habitación con la excusa de los deberes. Allí se ponía los cascos y subía el volumen tanto como sus oídos se lo permitían. Los fines de semana se los pasaba en el grupo de jóvenes Esplai Oriols y, no se perdía ni una de las excursiones del grupo. Pau presentía que aquello no era normal, que no era cómo decían sus abuelos, que estos se equivocaban. Con los años tuvo claro que su padre era un machista de mucho cuidado, además de alcohólico, y que, aunque con él fuera un buenazo, con su madre se portaba mal. El chaval estaba convencido de que ella acabaría pidiendo el divorcio y aunque no creía, le pedía al Dios de su abuela que su madre tomará una decisión y se divorciara.  Y así habían ido pasando los años desde que su padre dio el primer puñetazo en la mesa o tiró el mando de la tele contra la cómoda del comedor, porque nunca recordaba bien qué había sido primero, y así mismo contestó cuando se lo preguntó la policía, que él no se acordaba bien de cuándo ni cómo había empezado todo. Lo último, eso sí, el último incidente, sí que lo recordaba bien y así se lo hizo saber a la mosso d’escuadra que entró en su cuarto cuando esta le preguntó si sus padres se llevaban bien o no y si se peleaban. Hacía tres días, después de cenar, su padre había roto la pantalla de la tele de un puñetazo.
−Pepa, ven a la cocina –un compañero reclamó a la mossa.
−Espérame aquí ¿vale? ¡Qué perra más guapa tienes! dijo la mossa al chaval, señalando a  Perla.
−No es mía. Es de mi madre, corrigió Pau asertivamente.
   En la cocina Pepa se encontró a su compañero señalando la puerta de la nevera. En ella lucía un texto escrito en rotulador negro, sin faltas y sin pausas:

silencio cállate no me provoques cállate no me contradigas que se te va la fuerza por la boca coño silencio en casa de mis padres ni te atrevas a decir nada de eso deja de quejarte bruja silencio no me provoques vete vete a contarle todo a esas del parque que tienes la boca más grande que el coño de una puta cállate que a los vecinos no les importa eso ahora llora llorona que no sabes hacer otra cosa que llorar que eres una inútil silencio para esto mejor me quedaba en el bar que me tienes hasta los cojones que contigo no se puede ni hablar inútil que me pones de los nervios todo el día llorando cuando no quejándote y cuando no gritando histérica que eres una histérica que no sé cómo sigo contigo anda tómate la pastillita ya y calla muérete y déjame en paz

   Cuando Pau abrió la puerta de la cocina, lo primero de lo que se percató fue del rotulador que estaba en suelo, uno de los suyos, de los de graffiti, que escondía de sus padres. Se agachó rápidamente a cogerlo. Al incorporarse y levantar la vista reconoció la letra de su madre en la nevera. Erguido y con los ojos bien abiertos, extendió la mano derecha. Los dedos agarraban fuerte un papelito que Pau acababa de encontrarse debajo de su almohada y que con la misma caligrafía, sin faltas, pero aquí con pausas afirmaba: “Te quiero hijo, perdóname. Te quiero, hasta siempre”.

                    (Segon Premi  Concurs de Relat de L'Esquerra de L'Eixample. 2015)
                                                           

martes, 21 de noviembre de 2017

EN LA NUBE DE MI RECUERDO



Tú ya no eres tú.
Eres el recuerdo
de quien yo creí que eras
cuando te asomaste a mi vida.

He olvidado tu mirada enfurecida,
los carrillos apretados,
sellados los labios .

He olvidado el castigo de tu silencio,
el vacío de tu abrazo,
el paredón de tu espalda.

Desde la nube de mi recuerdo,
siempre te acercas a mí sonriente.
Me extiendes tu mano.
Me regalas el beso, el abrazo. 
Todo.

Yo soy esa, la que está detrás de la nube.
La que recobra al padre que la ama.

lunes, 16 de octubre de 2017

UNA CARTA ENTRE LOS LABIOS



hace noches que me despierto
con una carta entre los labios
y es que tengo mucho que decirte y nada

que mis hijos siguen creciendo y yo envejezco
y que me consta que tú andas en lo mismo

que ya llegó el otoño y los higos
me devuelven a tus besos y a tus labios

que la  noche es demasiado larga
para no tener tu cadera a mi alcance

que al acecho andan los monstruos y falta tu sonrisa
al otro lado del pasillo para salir de la cama

que ya puedo beber de tu taza sin apenas pensarte
pero que he tenido que subir tu foto al altillo de lo prohibido
que no es sano hablar con las fotos de los desaparecidos

que tu pijama me sorprendió una mañana
al buscar en un cajón la ropa de abrigo
y que me rompí en un NO enloquecido
como postrada ante el cadáver del amado

que nadie va a salvarte de tu soledad
ni a mí tampoco
que al final estaremos solos ante la muerte

que no fue ni tu culpa ni la mía
aunque me sea difícil perdonarte

que por suerte la mar sigue ahí para liberarme
y quedan muchos árboles por abrazar

que te quiero y que te odio
a partes desiguales
dependiendo del día, de la hora y del recuerdo

que tengo mucho y nada que decirte

que parece mentira pero ya casi he contado tres meses
de días sin verte y aquí sigo

hace tiempo que me despierto en mitad de la noche
con una carta entre los labios


domingo, 17 de septiembre de 2017

LA LIBRETA



De esquinas desgastadas
y amarillentas hojas,
la libreta llama mi atención.

Mis manos la parten curiosas, temblando,
sabedoras de los peligros
que como hienas acechan en silencio.

Consigo abrirme camino
entre letras y garabatos
de todos los tamaños y formas.
Hay palabras tímidas que apenas hacen ruido,
cobijadas en  paréntesis.
Palabras indignadas que airean a los cuatro vientos
enfados,  rencores y culpa.
Palabras quejumbrosas que sangran tu pena.

También palabras apasionadas que reclaman al esposo.
Y sin saberlo, lo sé.
Estoy buscando el nombre de él,
De su Amado, mi Amado.
Y lo hallo.
Enredado su nombre al tuyo,
a tu corazón y tu pecho.
Mis ojos con horror lo leen
en otras manos, otros labios, otros muslos.

Y siento vergüenza
y una puñalada de traición,
y un aullido de dolor
que regurgita en mi garganta,
en mí. 
La otra.