martes, 21 de noviembre de 2017

EN LA NUBE DE MI RECUERDO



Tú ya no eres tú.
Eres el recuerdo
de quien yo creí que eras
cuando te asomaste a mi vida.

He olvidado tu mirada enfurecida,
los carrillos apretados,
sellados los labios .

He olvidado el castigo de tu silencio,
el vacío de tu abrazo,
el paredón de tu espalda.

Desde la nube de mi recuerdo,
siempre te acercas a mí sonriente.
Me extiendes tu mano.
Me regalas el beso, el abrazo. 
Todo.

Yo soy esa, la que está detrás de la nube.
La que recobra al padre que la ama.

lunes, 16 de octubre de 2017

UNA CARTA ENTRE LOS LABIOS



hace noches que me despierto
con una carta entre los labios
y es que tengo mucho que decirte y nada

que mis hijos siguen creciendo y yo envejezco
y que me consta que tú andas en lo mismo

que ya llegó el otoño y los higos
me devuelven a tus besos y a tus labios

que la  noche es demasiado larga
para no tener tu cadera a mi alcance

que al acecho andan los monstruos y falta tu sonrisa
al otro lado del pasillo para salir de la cama

que ya puedo beber de tu taza sin apenas pensarte
pero que he tenido que subir tu foto al altillo de lo prohibido
que no es sano hablar con las fotos de los desaparecidos

que tu pijama me sorprendió una mañana
al buscar en un cajón la ropa de abrigo
y que me rompí en un NO enloquecido
como postrada ante el cadáver del amado

que nadie va a salvarte de tu soledad
ni a mí tampoco
que al final estaremos solos ante la muerte

que no fue ni tu culpa ni la mía
aunque me sea difícil perdonarte

que por suerte la mar sigue ahí para liberarme
y quedan muchos árboles por abrazar

que te quiero y que te odio
a partes desiguales
dependiendo del día, de la hora y del recuerdo

que tengo mucho y nada que decirte

que parece mentira pero ya casi he contado tres meses
de días sin verte y aquí sigo

hace tiempo que me despierto en mitad de la noche
con una carta entre los labios


domingo, 17 de septiembre de 2017

LA LIBRETA



De esquinas desgastadas
y amarillentas hojas,
la libreta llama mi atención.

Mis manos la parten curiosas, temblando,
sabedoras de los peligros
que como hienas acechan en silencio.

Consigo abrirme camino
entre letras y garabatos
de todos los tamaños y formas.
Hay palabras tímidas que apenas hacen ruido,
cobijadas en  paréntesis.
Palabras indignadas que airean a los cuatro vientos
enfados,  rencores y culpa.
Palabras quejumbrosas que sangran tu pena.

También palabras apasionadas que reclaman al esposo.
Y sin saberlo, lo sé.
Estoy buscando el nombre de él,
De su Amado, mi Amado.
Y lo hallo.
Enredado su nombre al tuyo,
a tu corazón y tu pecho.
Mis ojos con horror lo leen
en otras manos, otros labios, otros muslos.

Y siento vergüenza
y una puñalada de traición,
y un aullido de dolor
que regurgita en mi garganta,
en mí. 
La otra.


domingo, 10 de septiembre de 2017



NO

Aun hubiera sido posible...
regalarte las dos palabras mágicas en las que quise creer,
aquellas  que tanto necesitabas,
musitártelas con los ojos,
abiertas las puertas hasta el centro de mi alma,
invitarte a pasar, dejarte yacer ahí…

Pero sé que en vano esperaría  a que me amaras,
sé que no me nombrarías,
que cerrarías tus ventanas…

Y no quiero perderme de nuevo. 

martes, 22 de agosto de 2017

RUEGOS



No me gusta mendigar te quieros.
Ni  muestras de cariño sincero.
Rogar con un gesto la caricia de tus labios,
la cercanía de tu mano,
una mirada cómplice…

En la espera tambaleo,
ennegrezco y me distancio,
me acobardo, intento hablar pero callo.
Me contengo y entristezco.
Y, de repente, estallo, me sublevo.

Bésame Amor, bésame.
Dime sin que te pida
lo que a ojos reclama mi silencio.

                    (Formentera, 29/8/2016)