miércoles, 12 de agosto de 2015

Mi único soneto: "En la fiera distancia de tu cuerpo"

                   

Con mis manos tu deseo resigo,
rastro de saliva y fuego aliviaron
cicatrices que otros abandonaron.
Tu devota lengua allí fue testigo.

Con mi deseo tus dedos persigo,
esos rayos de luz que calentaron
cavidades que varios despreciaron.
Tus solícitas manos yo mendigo.

Y ahora que todo es incertidumbre,
en la fiera distancia de tu cuerpo,
tu voz rastreo, cual hábil sabueso.

Mi mente vuelve a aquel instante cumbre
donde codicioso mi hambriento cuerpo
alimentó su sed de carne y hueso.
 
 

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Tracy. Gracias por leerme. Buen día

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Marisilla, tú por aquí!!!!! Qué ilusión! Gracias por leerme amiga.

      Eliminar